Saltar al contenido

Picadura de chinches

Las picaduras de chinches pueden llegar a pasar desapercibidas por la mayoría de las personas y tienden a ser a confundidas con las de otros insectos como los mosquitos.

Conocer un poco más sobre el tema puede ayudar a diferenciarlas y acabar con estas plagas indeseables en el hogar.

¿Qué son las chinches?

Las chinches son unos pequeños insectos que a simple vista pueden confundirse con las pulgas de los perros.

Se alimentan de la sangre tanto de humanos como de animales, por lo cual pueden encontrarse en los lugares más inesperados.

Su tamaño se puede comparar con el de un grano de arroz o una lenteja, razón por la cual pasan desapercibidos en la mayoría de los casos.

Normalmente su color es una combinación entre café y cobre, con algunos tonos rojizos. Después de picar se hinchan y su apariencia es completamente roja como resultado del ingreso en el cuerpo de la sangre sustraída.

Habitan en lugares bastante particulares y variados como hendiduras y grietas, aunque suelen estar presentes en sábanas, colchones y muebles en general.

¿Las chinches transmiten enfermedades?

Hasta ahora no se han determinado complicaciones de salud relacionadas con las picaduras de las chinches. Sin embargo, puede convertirse en una verdadera molestia para las personas que se han visto afectadas, sobre todo cuando se trata de pacientes alérgicos.

¿Cómo se identifican estas picaduras?

Determinar si se tratan de picaduras de chinches o de otro animal puede ser un poco complicado ya que los signos pueden confundirse. En primer lugar tienden a ser varias en una misma zona, ya sea en forma circular o en línea recta, esto como resultado de la búsqueda de pequeños vasos sanguíneos, al no encontrarlos el insecto sigue picando hasta dar con él.

Se caracterizan por presentar un pequeño bulto rojo en la piel que se puede inflamar más o menos, depende del tipo de persona que la haya recibido, normalmente están acompañadas de picazón e irritación del área afectada.

Se calcula que el 65% de las personas que ha sufrido picaduras de chinches no notan los signos, mientras que el resto puede llegar a complicarse con síntomas como ansiedad, insomnio y lesiones graves en la piel, aunque esto está directamente relacionado con cuadros de alergias.

¿Cómo tratar una picadura de chinches?

La higiene es un factor fundamental para tratar estos casos. Una vez que se detecte es importante lavar la zona afectada con abundante agua y jabón.

Cuando se presente mucho picor o dolor se recomienda tomar medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno, sin embargo, todo depende del cuadro clínico de cada persona.

Los ungüentos son una opción bastante indicada porque reducen los síntomas relacionados con la picazón en poco tiempo. Hay que tener presente que estas picaduras tienen largos períodos de incubación, mucho más que las de otros insectos, llegando a retratarse hasta 10 días.

¿Cuándo ocurren las picaduras?

Es poco probable que la persona pueda sentirla aunque esté despierta, estos insectos suelen inyectar una especie de anestésico mientras extraen la sangre.

Pueden picar por todo el cuerpo, sin embargo, se ha determinado que los lugares más comunes son el cuello, los brazos y las piernas.

¿Cómo evitar la aparición de chinches?

Para mantener las chinches lo más lejos posible, el primer paso es mejorar las medidas higiénicas del lugar a tratar. Se puede optar por cambiar las sábanas de la cama con mayor frecuencia, igualmente es recomendable lavarlas y secarlas a la mayor temperatura posible.

Mientras que al colchón se le puede pasar la plancha caliente para ayudar a eliminar los insectos.

Remedios caseros para la picadura de chinches

En casa hay algunas alternativas que ayudan a mejorar los síntomas derivados de las picaduras. Una buena opción es mezclar agua y bicarbonato de sodio para formar una pasta, esta se aplica en el área afectada y una vez que seque se deja actuar por una hora, los resultados serán inmediatos.

El zumo de limón permite cortar con el período de incubación. Para utilizarlo se debe aplicar el zumo en un algodón y frotar la picadura. Al principio arderá un poco pero permitirá acabar con la picazón rápidamente gracias a las propiedades astringentes de este fruto.

El aloe vera también está indicado en estos casos. Se debe cortar en dos la hoja y proceder a exprimirla, el gel que sale de la planta es el que se debe aplicar en la zona afectada. Esto permite reducir la inflamación y mejorar el aspecto de la piel en poco tiempo.