Saltar al contenido

Picadura de escalopendra

Las escolopendras son unos ciempiés que llegar a crecer hasta 4 pulgadas de largo.

Este tipo de miriápodos viven prácticamente en cada rincón de la tierra y pese a ello la mayoría de la gente no sabe gran cosa de estos.

En el mundo habitan cerca de 8000 especies de ciempiés y al igual que otras miles de especies de miriápodos e insectos han picado a personas de todas las edades.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando una de estas muerde a un ser humano? ¿Son venenosos? ¿Qué se debe hacer en estos casos?

¿Qué es una escolopendra?

Estos animales son muy parecidos a los litobiomorfos, también llamados ciempiés, pero a diferencia, la escolopendra posee 21 a 23 pares de patas; sin importar la especie a la que pertenezcan las escolopendras tienen una cantidad impar de patas, así que a diferencia del nombre, nunca llegan a tener exactamente 100 patas.

Tiene un par de colmillos venenosos en el primer segmento del tronco, algo habitual entre los quilópodos. Estos colmillos se denominan forcípulas y simulan piezas bucales añadidas pero en realidad son dos patas modificadas, puntiagudas y asociadas a la glándula productora de veneno.

¿Cómo se alimentan las escalopendras?

Son depredadores de primera. Algunos escarban en la tierra en busca de comida o se alimentan de materia orgánica pero la mayoría prefiere cazar su alimento al mejor estilo de emboscada y persecución propio de los grandes felinos de la sabana.

Atrapan pequeños invertebrados, anélidos como gusanos, lombrices y sanguijuelas; moluscos como caracoles, babosas y almejas hasta otros artrópodos como arañas, escorpiones, gambas, abejas, moscas, escarabajos, incluso otros ciempiés y milpiés.

Sin embargo, las escolopendras más grandes que viven en los trópicos llegan a cazar animales como ratas, pequeñas aves y ranas.

Las presas son capturadas por el último par de patas el cual está repleto de espinas y uñas, luego gira su cuerpo y clava sus forcípulas inyectando el veneno paralizante que causa la muerte de los animales que tuvieron el infortunio de caer entre sus muchas patas.

El veneno de la escolopendra

El veneno que posee estos miriápodos está compuesto por histamina, acetilcolina, serotonina y proteínas que aquí actúan como toxinas, además de varias enzimas capaces de matar a pequeños mamíferos. Según estudios recientes, el 50 y el 75% de los ratones de laboratorio mordidos murieron de manera casi inmediata por los graves y rápidos efectos del veneno.

¿Qué sucede cuando nos pica una escolopendra?

La mordedura de la escolopendra es bastante dolorosa. Las consecuencias son:

  • Causa un edema en la zona de picadura.
  • Dolor de cabeza.
  • Grave inflamación local.
  • Dolor muy intenso.
  • Adenopatías.
  • Espasmos musculares.
  • Puede causar necrosis en la zona afectada.
  • Dependiendo de la sensibilidad al veneno algunas personas pueden presentar vómitos, fiebre, náuseas y disritmias cardiacas.

Cabe mencionar que ninguna especie que habita actualmente en España llega a ser la más grande o peligrosa y en ningún caso la picadura es mortal.

Sin embargo las especies del Amazonas, las más grandes encontradas, si representan un grave problema sobre todo para personas débiles o niños pequeños. Ya han habido casos de muerte por la mala manipulación de la Scolopendra morsitans.

¿Qué hacer en caso de picadura de escolopendra?

Lo primero que se debe hacer es lavar cuidadosamente el área afectada con agua y jabón, a continuación:

  • Aplicar pomadas amoniacales o con corticoide.
  • Colocar compresas frías.
  • Tomar por vía oral antihistamínicos.
  • Seguir tratando con analgésicos.
  • En caso de no aminorar los efectos con ninguno de estos pasos, traslado al hospital de inmediato.

Otro remedio un poco más casero es sumergir la extremidad afectada en jugo de limón y dientes de ajo picado, mientras que para calmar la sensación de dolor es mejor usar agua caliente en vez de hielo.

¿Todos los ciempiés son venenosos?

Todas las especies de ciempiés son capaces de producir veneno para someter a sus presas, pero este veneno para el ser humano suele ser poco intenso.

Algunos ciempiés, sobre todo los que aparecen regularmente por la sala o la bañera de la casa, tienen los maxilípedos, es decir el par de patas modificadas para inyectar veneno.

Esta arma es delicada y no puede penetrar en la gruesa piel humana, así que tan solo deja una molestia leve y quizás un buen susto.

¿Cómo prevenir que las escolopendras entren a la casa?

Para prevenir que estos temibles miriápodos entren a las casas y edificios lo que se debe hacer es sellar todos los boquetes que tenga la estructura por donde pueda entrar durante la noche, ya que estos pequeños y no tan pequeños bichos son de hábitos nocturnos.

En el mercado hay diferentes tipos de sprays fáciles de rociar y que no afectan en nada el aroma de la casa, además de contar con espuma celular capaz de cerrar aberturas y vacíos estructurales impidiendo que los roedores y los insectos entren.