Saltar al contenido

Picadura de la viuda negra

La viuda negra es una araña conocida mundialmente por tener un potente veneno que causa la paralización del sistema nervioso central.

En general, el nombre de viuda negra lo reciben las hembras de esta especia porque ellas se comen al macho después del apareamiento, aunque en algunos casos el macho logra escapar para aparearse de nuevo.

¿Qué aspecto tiene una viuda negra?

La viuda negra es de color negro oscuro brillante y lo que la distingue del resto de las arañas es su particular marca roja en forma de reloj de arena que se le puede ver en el abdomen a la mayoría de las especies.

Sin embargo, existen en el mundo 32 especies reconocidas como viudas negras y algunas de estas tienen puntos rojos o una fila de marcas rojas o en la parte superior del abdomen.

Las viuda negra hembras miden 35 milímetros con las patas extendidas, mientras que los machos pueden medir 12 milímetros y pesar 30 veces menos que las hembras.

La combinación de los colores rojo y negro de estas arañas es interpretada por los científicos como una señal de advertencia debido al peligro que representa el veneno de la también conocida esposa asesina.

Estas arañas son habitantes del medio rural y es poco común que se les encuentre en el interior de la vivienda.

A pesar de esto se han registrado algunos casos de habitabilidad en el medio urbano, ellas prefieren vivir al aire libre en zonas de cultivo, entre hierbas, el rastrojo, depósitos de granos, plantaciones de ajo, entre piedras y laderas de montañas, entre maderas o cortezas de árboles.

El verdadero aspecto de la temida viuda negra

¿Cuáles son sus síntomas de la picadura de la viuda negra?

La mordedura de la araña viuda negra es particular porque es una mordedura con doble penetración.

Una vez que el animal ha mordido la piel de la víctima, alrededor de la picadura se torna de rojo pálido con un aro también de color rojo alrededor, sin embargo, en algunos casos, la picadura de la viuda negra aparece solo como una marca roja que presenta una leve inflamación, parecido a la punción de una aguja.

Tras la picadura, el veneno de la viuda negra comienza a propagarse por el cuerpo de la víctima y en menos de 30 minutos, dependiendo de la reacción de la persona al veneno comienza a aparecer los efectos del potente veneno.

Algunos de estos síntomas son:

  • Dolor intenso que se propaga del área de la mordida a otras zonas del cuerpo,
  • Entumecimiento y cosquilleo con sensación de ardor
  • Espasmos o calambres musculares muy dolorosos
  • Náuseas o vómito
  • Sudoración fría y aumento de la saliva
  • Ansiedad e inquietud
  • Dificultad respiratoria
  • Debilidad muscular
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad a la luz
  • Hipertensión arterial y desorientación
  • Pérdida del conocimiento
  • Posibles convulsiones en los casos más extremos y fatales.

¿Qué debes hacer una vez te pica una viuda negra?

Los primeros pasos para tratar una picadura de viuda negra después de haber identificado la picadura es lavar el área de la picadura con agua y jabón. Esto limpiará la herida y ayudará a prevenir cualquier infección.

Otras de las medidas que se pueden tomar antes de acudir al médico es amarrar un torniquete alrededor de la pierna, el brazo o el área que ha sido picada.

También la víctima de la araña deberá elevar la extremidad afectada. Se recomienda mantener la venda amarrada sin llegar a asfixiar el área afectada para no cortar la circulación al brazo o la pierna.

Otra recomendación es colocar sobre la picadura un trapo con hielo o empapado con en agua fría.

¿Cuáles son los tratamientos recomendados?

Una vez que se han detectado que una persona ha sido mordida por la araña viuda negra es necesario brindarle los primeros auxilios para intentar retrasar el efecto del veneno en su cuerpo, pero además hay que trasladarla inmediatamente a un centro de salud para que reciba atención médica especializada.

En el hospital, el doctor evaluará y elegirá el tratamiento más adecuado dependiendo de la severidad de los síntomas que presente la víctima.

Algunos de los tratamientos más comunes son:

  • Aplicación de la vacuna antitetánica ya que existen altas probabilidades de que se puede desarrollar esta infección en la herida que produce la mordedura.
  • Administración de un relajante muscular para aliviar los calambres o espasmos involuntarios.
  • Para prevenir deshidratación e insuficiencia renal, los médicos administrarán líquidos vía intravenosa.
  • En caso de que el paciente presente síntomas graves y se encuentre en riesgo su vida, los médicos procederán a la aplicación del antídoto específico como el foboterápico Aracmyn.